• ¿Quieres apoyar a nuestro foro haciendo una donación?, entra aquí.

El Gran Héroe Celeste

Cayman327

Maricon
Registrado
2015/06/29
Mensajes
4.677
Sexo
Macho
Para opinar (no soy el autor), quiero conocer apreciaciones e interpretaciones.

El Gran Héroe Celeste fue Set, quien mató a Osiris, así convirtiéndose en el conquistador del sol y su calor, siendo así el dios del fuego (Horus rojo) y era representado por la constelación de Orion.


Esta constelación era la anunciadora de las lluvias, concepto atribuido a la divinidad doble Sut-har (Set-Horus), el héroe que vencía el calor solar, dios de la lluvia y la fertilidad. En el culto persa, Mithra mata al toro (o Tauro, la constelación que llevaba la influencia solar de Júpiter a la humanidad). Análogamente, en el culto egipcio, Sut-har mata al león. El león representa al furioso calor estival (destrucción) y, psicológicamente, a las furiosas emociones que no se saben dominar, las cuales deben ser vencidas por el mago que quiera practicar los antiguos misterios. El león también representa a los cultos paternos de Osiris.


Para el pueblo egipcio, la aparición de la estrella Sirio (la estrella de Set) coincidía con el primer día del año (16 de julio) y anunciaba el comienzo del desborde del río Nilo (las aguas del Nilo salvaban a la tierra de la sequía) y la constelación de Orion (Sut-har) anunciaba el posterior periodo de lluvias.


De aquí nace el culto de las brujas, o sea, una sobrevivencia del culto egipcio a la fertilidad. Gran parte de los rituales de las brujas eran con el fin de aumentar las cosechas por medio de la lluvia, concepto degradado por los cristianos a que la bruja invocaba la lluvia para desencadenar granizadas y tempestades para destruir la fertilidad.


Satán (derivación de Set y An, la divinidad suprema de los sumerios) era representado, en la hechicería medieval, como un chivo negro. Esto se debe a que Capricornio (chivo) es la constelación en la que el sol entra cuando alcanza su extrema declinación meridional en el solsticio de invierno, o sea, cuando se hunde mas allá del horizonte. Entonces, Satán pasa a ser símbolo del Dios-Sol en el abismo (oscuridad), o sea, es la luz negra del sol.


Se ha dicho que del León muerto nace la vida. En términos zodiacales, la tibieza primaveral, representada por el Carnero (el portador de la vida) se convierte en el furioso calor estival, representado por el León (portador de la muerte) que debe ser muerto para que haya nueva vida y nueva muerte.



La muerte no existe en sí misma. En el Viejo Eón de Osiris, el hombre debía morir para poder vivir exactamente como el Sol que moría en el ocaso y renacía en la aurora. En realidad, el Sol es siempre el mismo, pasa a través de varias fases y nunca muere. Cada nuevo acto cumplido por el hombre lo hace morir y resurgir en un nuevo estado de conciencia. La muerte física no es otra cosa que el abandono de un vehículo que se hizo inútil para soportar nuevos cambios. El final consiste en purificarse a sí mismo hasta escapar de la rueda del tiempo.


(Síntesis Temática elaborada por Fernando Villalobos a partir de los libros La Magia de Atlántida, La Magia Roja y La Magia Estelar de Frank G. Ripel)
 
Arriba