1. ¿Quieres apoyar a nuestro foro haciendo una donación ? Entra aquí

Boris Johnson amenaza con desoír al Supremo y dejar cerrado Westminster

Tema en 'General y Actualidad' comenzado por hermano de eddy, 20 de Septiembre de 2019.

  1. hermano de eddy Pajer@

    Fecha Ingreso:
    13 de Mayo de 2019
    Mensajes:
    350
    El Aporte:
    659
    VaginaPilin:
    Macho
    Foquimoney:
    $2.977
    Los unionistas del DUP se abren por primera vez a un estatus especial del Brexit "sólo para Irlanda del Norte"
    [​IMG]
    El premier Boris Johnsonamenaza con mantener cerrado el Parlamento incluso si al Tribunal Supremo estipula que su decisión de cancelar las sesiones hasta el 14 de octubre es "ilegal". El máximo tribunal se pronunciará a primeros de la semana próxima, tras los tres días de intensa batalla legal, punteada por decenas de manifestantes anti-Brexit y por el fantasma de Westminster vacío.

    A la pregunta sobre si estaría dispuesto a volver a ordenar una nueva suspensión, si el Supremo falla contra el Gobierno, Johnson lanzó balones fuera alegando que tiene "el mayor respeto por el poder judicial de este país" y asegurando que prefiere "esperar a ver qué es lo que transpira".

    Richard Keen, abogado en representación del premier, advirtió ante los once jueces del Supremo que sea cual sea su dictamen, "el siguiente paso deberá darlo el Gobierno o el Parlamento". Uno de los magistrados le devolvió la pelota con sorna preguntándole: "¿Cómo va a decidir el Parlamento si está cerrado?".

    Según los documentos entregados al tribunal, Johnson baraja la opción de ordenar una nueva suspensión temporal si pierde la batalla en los tribunales. El Gobierno alegaría en ese que la presencia obligada de Isabel II en el protocolario Discurso de la Reina tiene "consecuencias prácticas muy serias" y requiere "un dispositivo de seguridad" que no puede ser improvisado y que está inicialmente previsto para el 14 de octubre.

    El abogado David Pannick, en representación de la activista Gina Miller, la primera en llevar el Brexit a los tribunales, advirtió que si el Supremo decide que la suspensión fue "ilegal", Westminster tendrá que abrir las puertas "lo antes posible durante la próxima semana".

    El ex premier John Major, a través de su representante legal Edward Garnier, lanzó también su dedo acusador contra Boris Johnson alegando que las razones esgrimidas para suspender el Parlamento durante cinco semanas (la preparación del Discurso de la Reina y la celebración de las conferencias anuales de los partidos) "no so reales", y que lo que de verdad el líder conservador es eliminar las trabas parlamentarias a sus planes para el Brexit duro.

    El ataque más duro contra Johnson partió de Aidan O'Neill, en representación de medio centenar de diputados que presentaron la demanda inicial contra Johnson en los tribunales escoceses. En una intervención cargada con pólvora política, O'Neill llamó a Johnson "el padre de todas mentiras contra la madre de todos los Parlamentos" y aseguró que la suspensión de la Cámara de los Comunes tiene se puede definir simplemente como "un abuso de poder".

    El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, que el próximo martes cerrará la conferencia anual del Partido Laborista en Brighton, vaticinó que el Supremo se pronunciará contra el Gobierno y que Westminster podrá recuperar la actividad normal la próxima semana. La líder liberal-demócrata Jo Swinson ha acusado por su parte a Johnson de "portarse como un dictador", silenciando el parlamento y purgando a sus opositores.

    Boris Johnson, que aprovechó el día para reunirse con sus jefes militares para proyectar una calculada imagen de fuerza, aseguró entre tanto que las negociaciones con la UE están avanzando y se remitió a las declaraciones del presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker: "Ha dicho que no siente un apego emocional por la "salvaguarda" irlandesa, y eso es algo que no decía hace algunas semanas".

    Downing Street mandó entre tanto un mensaje desafiante a la Unión Europea, negándose a acatar el ultimátum de 12 días para presentar una propuesta alternativa a la "salvaguarda" para evitar la vuelta a la frontera dura entre la dos Irlandas, el mayor escollo en las negociaciones.

    El ultimátum a Johnson fue formulado el día anterior por el presidente francés Emmanuel Macron y por Antti Rinne, primer ministro de Finlandia, que ostenta la presidencia de la Unión Europea. "Las conversaciones vagas son irresponsable y el Reino Unido debe hacer una propuesta clara muy pronto si quiere que la discutamos", declaró Rinne, en el momento de proponer en el horizonte el 30 de septiembre como fecha tope.

    Hasta el momento, Johnson solo ha presentado versiones del acuerdo sin la "salvaguarda" y con propuestas inconcretas como la creación de una "zona común" de productos agrícolas y ganaderos en la isla, desestimada por Bruselas por considerar que la mayoría del comercio entre Belfast y Dublín quedaría fuera de ese acuerdo y requeriría la creación de aduanas.

    La líder del Partido Democrático Unionista, Arlene Foster, abrió por su parte y por primera vez la espita a una "solución solo para Irlanda del Norte". Foster celebró un inesperado encuentro con el primer ministro de la República de Irlanda, Leo Varadkar, en una insólita muestra del deshielo entre Belfast y Dublín en los últimos días.

    A la pregunta sobre si estaría dispuesta a admitir una solución específica para Irlanda del Norte, diferente a la del resto del Reino Unido aunque sin poner en riesgo la unidad territorial, Foster respondió simplemente: "Eso espero". La líder unionista, que la semana pasada mantuvo un largo encuentro con Boris Johnson, reconoció por primera vez la peculiaridad de Irlanda del Norte "por su posición histórica y geográfica", en la que se sería la única frontera terrestre del Reino Unido con la Unión Europea.

    Hasta la fecha, los unionistas se habían negado rotundamente a la posibilidad de que Irlanda del Norte quedara en una posible unión aduanera o en un alineamiento con el mercado único por considerar que equivaldría a crear una frontera artificial en el Mar de Irlanda. Los unionistas han iniciado un viraje en su postura ante un reciente análisis económico que alerta sobre la pérdida de hasta 40.000 puestos de trabajo en la industria y en la agricultura en el caso de un Brexit sin acuerdo.

    https://www.elmundo.es/internacional/2019/09/19/5d83c1f8fc6c8353428b45c1.html
     
  2. Antronio ElAntro.cl

    loading...

Comparte esta página

Cargando...